La ortopedia es una especialidad médica dedicada al diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y prevención de las posibles lesiones y enfermedades que puedan presentar los huesos, articulaciones, ligamentos, tendones, músculos y nervios, todos ellos imprescindibles para que podamos movernos.

Las plantillas ortopédicas son unos insertos diseñados para alojarse dentro de los zapatos para dotar de soporte a talón y pie con el objetivo de modificar los aspectos funcionales o estructurales del sistema neuromusculoesquelético.  Son dispositivos que interactúan entre el suelo y el pie y que tienen como misión modificar biomecánicamente la pisada de la persona afectada. Pueden componerse de distintos materiales (plásticos, polipropilenos, resinas, caucho, corcho, látex…), dentro de los cuales se encuentran diferentes densidades que les confieren mayor o menor dureza, resistencia o flexibilidad. Así se obtienen los modelos específicos para cada tipo de problema podológico (niños, deportistas, personas mayores, etc.)

Para saber con más certeza si se necesita o no el uso de plantillas ortopédicas se deben tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Molestias: si sientes un excesivo cansancio a la hora de andar, fatiga, dolor en las articulaciones o un desgaste inusual en tus zapatos es conveniente que visites a un profesional.
  • Diseños: sólo un podólogo puede determinar que un paciente necesita plantillas.
  • Patologías: las personas que sufren de pies planos, pies cavos, esguinces, espolones, afecciones en la planta (como la fascitis plantar) o pie diabético suelen llevar plantillas para mitigar los respectivos efectos de dichas patologías.

Para saber más.

Claves que indican la necesidad de usar plantillas ortopédicas

La ortopedia para facilitar la vida diaria.

Todo lo que necesitas saber sobre las plantillas ortopédicas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.